Cuando se trata de SEO, la clave está en los detalles.

Y si sabes algo de SEO, sabes que hay muchos detalles, ¡desgraciadamente!

Por ello, es necesario utilizar una lista de comprobación para detectar los problemas que impiden que su sitio web se posicione bien en Google. Es imposible recordar todos los detalles cuando se trata de improvisar.

Por supuesto, algunos detalles son más importantes que otros, y si tiene tiempo y recursos limitados, debe centrar sus esfuerzos de SEO donde pueda obtener el mayor beneficio por su dinero. Por eso he elaborado esta auditoría SEO de 16 minutos.

Si es la primera vez que realiza la auditoría y no está familiarizado con el SEO, puede que le lleve un poco más de tiempo, pero una vez que se familiarice con los pasos, cada uno de ellos sólo debería llevarle unos 2 minutos…..

Paso 1: Examinar las etiquetas de los títulos de las páginas web

Uno de los elementos más importantes de una página web para el SEO es la etiqueta del título. Si no está familiarizado con HTML, la etiqueta del título de la página web es todo lo que hay entre el código HTML.

Esto puede ser un poco confuso porque la etiqueta del título no aparece realmente en la página web.

Así es, no puedes ver la etiqueta del título cuando ves tu página web. La mayoría de los navegadores web muestran la etiqueta title como el nombre de la pestaña o ventana del navegador. También puede ver el código fuente para encontrar sus etiquetas de título (haga clic con el botón derecho del ratón en un PC y seleccione “Ver fuente de la página”).

¿Qué debe comprobar?

Ya que nos limitamos a unos pocos minutos, como nos dicen en 10red.net asegúrate de que la frase de palabras clave por la que quieres posicionarte en Google aparezca en la etiqueta del título. Si su palabra clave no está en la etiqueta del título, añadirla es una de las formas más fáciles de mejorar su clasificación.

La primera página que hay que comprobar es la página de inicio, seguida de las demás páginas principales de productos o servicios de su sitio.

Paso 2: Comprobar las meta descripciones

El siguiente elemento de la página web es la meta descripción. De nuevo, ¡esto no es visible cuando se mira la página web!

Tienes que mirar el código fuente para comprobar tus meta descripciones. Al mirar el código fuente, busque el ,

¿Qué debe comprobar?

En primer lugar, asegúrese de tener una meta descripción, y en segundo lugar, asegúrese de que sea significativa. Es posible que no tenga una meta descripción. Si es así, Google creará uno para ti. Google utiliza su meta descripción en los resultados de búsqueda como una descripción de su sitio web.

Cuanto más descriptiva sea tu meta descripción, más clics obtendrás cuando aparezcas en Google. Y esos clics en su sitio web son un factor importante para su clasificación.

Paso 3: Comprobar las etiquetas H1

Por último, llegamos a un elemento que aparece realmente en la página web.

La etiqueta H1, o cabecera principal, de su página web es similar a la etiqueta del título, ya que indica a Google de qué trata su página web. Si su H1 contiene una frase de palabra clave de destino, Google sabe que su página web es relevante para esa palabra clave y debe incluirse en los resultados de búsqueda.

¿Qué debe comprobar?

Pues bien, asegúrese de que una variación de su palabra clave de destino se incluya en el campo H1 de su página web. Para encontrar el H1, mira el texto fuente de la página y busca.

Paso 4: Revisar el texto de la página web

A continuación, tómese un minuto para examinar el texto de su sitio web. No hay nada técnico aquí y no necesitas mirar el código fuente. Sólo hay que leer el texto de su página.

¿Qué debe comprobar?

En primer lugar, la longitud del texto. En general, para que una página se posicione en Google, debe tener al menos 500 palabras (recomendamos que sean 1.000 palabras o más, ya que Google tiende a favorecer los contenidos más profundos).

El segundo factor (y más importante) es la calidad. El objetivo de Google es mostrar la mejor información en los resultados de búsqueda, lo que significa eliminar los sitios web de baja calidad. Si tú no crees que sea un contenido de calidad, lo más probable es que Google tampoco lo haga, lo que perjudicará tu posicionamiento.

Recuerde que la clasificación en Google es relativa. Debe tener un contenido mejor que el de todos los demás sitios web que intentan posicionarse para sus palabras clave objetivo.

Paso 5: Comprobar la canonización del dominio.

Esto parece muy técnico, pero en realidad es muy sencillo. Y no te preocupes si no sabes pronunciar “canonización” 🙂

Vaya a “www.i4nm.com” y vea su posición. Será redirigido automáticamente a i4nm.com. Esto significa que es imposible acceder a una página web de nuestro sitio con “www”.

La razón por la que esto es importante es que i4nm.com y www.i4nm.com son técnicamente sitios web diferentes.

Si permite el acceso a ambas versiones, puede tener un impacto negativo en su SEO al repartir sus esfuerzos de SEO en dos sitios web. Para evitar este problema, debe asegurarse de incluir su URL canónica con o sin las “www”.

¿Cómo se comprueba esto?

Simplemente pruebe a llamar a su sitio web con y sin las “www”. Si una te redirige automáticamente a la otra, estás bien. Si puede acceder a ambos, tiene un problema que debe ser solucionado por un desarrollador web experimentado.

También es una buena idea asegurarse de que sus páginas web se cargan con HTTPS:// por defecto. Google considera la carga de los sitios web con HTTPS como uno de los cientos de factores a tener en cuenta a la hora de determinar las clasificaciones.

Paso 6: Comprobar si hay enlaces rotos

Los pasos restantes requieren el uso de algunas herramientas que hagan el trabajo sucio por nosotros.

En este paso, buscaremos enlaces rotos en su sitio web que proporcionen una mala experiencia al usuario. Google odia los enlaces rotos porque pueden ser frustrantes para los usuarios cuando intentan navegar por su sitio. Por lo tanto, si tiene enlaces rotos, está perjudicando su clasificación.

Para comprobar si hay enlaces rotos, recomiendo utilizar la herramienta Screaming Frog. Lleva algún tiempo descargar la herramienta y familiarizarse con ella, pero una vez que lo hagas, usar esta herramienta sólo te llevará unos minutos y verás inmediatamente si los enlaces rotos son un problema en tu sitio.

Paso 7: Comprobar si hay contenido duplicado

A continuación, tenemos que comprobar si hay contenido duplicado.

Si su sitio web es una copia de otro, ya sea en su sitio o en otro, es prácticamente imposible que se posicione en Google.

¿Por qué? Porque Google sólo clasificará una versión del contenido duplicado. No hay ninguna razón para que Google clasifique una página duplicada, ya que no aporta ningún valor a sus usuarios.

De nuevo, tenemos que utilizar una herramienta. Si quieres un recurso gratuito, utiliza Siteliner.com.

Paso 8: Compruebe la velocidad de carga del sitio.

El último paso es comprobar la velocidad de carga de su sitio web.

En otras palabras: ¿Qué tan rápido (o lento) se carga su sitio web? Google utiliza la velocidad de carga como un factor en su algoritmo de clasificación porque, seamos sinceros, nadie quiere esperar a que se cargue una página web. Esto significa que cuanto más rápido cargue su sitio, mejor.

Google proporciona una herramienta gratuita y sencilla para analizar la velocidad de tu página e incluso obtener información sobre cómo mejorarla. Se llama PageSpeed Insights y todo lo que tienes que hacer es copiar y pegar la URL de tu página web en la herramienta y hacer clic en Analizar. O mejor aún, pida a su desarrollador que utilice esta herramienta y siga los pasos recomendados para mejorar la velocidad de su sitio. Otra herramienta de velocidad del sitio que utilizamos y recomendamos es GTMetrix.

Ya está. Si sigues los 8 pasos anteriores y solucionas cualquier problema, conseguirás rápidamente que tu sitio web se posicione mejor en Google.

Previous post WordPress el CMS más famoso en la web
Menú