La acumulación de la carbonilla en el colector de admisión se debe a la recirculación de los gases de escape, esto es lo que produce los tirones al estar el coche en marcha y pierde potencia según el flujo de aire que logra llegar hasta el colector. Por tal razón lo ideal es que una vez al año  se le realice una limpieza a esta pieza, puesto que aunque no es un elemento tan caro, podría dañarse y requerir ser reemplazado.

Con un poco de habilidad y teniendo el tiempo suficiente para dedicarle, es posible realizar por sí mismo la limpieza del colector de admisión. Con ello aparte de ahorrarse en el mantenimiento, se alarga la vida útil del vehículo; para hacer la limpieza se requiere de: limpiador de colectores y para motores, desengrasante de motores, una espátula, varios tipos de pinzas de punta fina y varios destornilladores, un juego de llaves y un ajunta para el colector.

Proceso de limpieza del colector de admisión

Teniendo las herramientas y productos necesarios, debe asegurarse de que el motor se encuentre frío al momento de que se vaya a hacer la limpieza; así se evita el riesgo de sufrir una quemadura.

  • Lea las instrucciones del producto limpiador antes de aplicarlo, aunque, por lo general, puede incorporarse de manera directa en el tanque del combustible.
  • Los tubos de admisión deben ser desconectados para rociar a su alrededor teniendo el motor encendido por unos minutos. Posteriormente se desconectan los cables de la batería.
  • Para el drenaje del sistema de refrigeración se tiene que extraer el tapón de drenaje, el cual puede localizarse del lado del pasajero en la zona inferior. Se sustraen los tubos del refrigerante que se utilizan para la admisión del aire, y con ayuda de un destornillador se sueltan las abrazaderas. Después de ello pueden separarse los conductos de las boquillas.
  • Con un destornillador se retira el tubo de admisión y el conducto de succión que se encuentran junto al colector. Otros conductos que se aflojan son el del combustible y el de sujeción de los cables del carburador; se traen también el carburador y el colector.
  • Con la espátula se empuja la junta del colector hacia afuera para raspar la carbonilla que se aloja en los puertos de admisión. Se limpia el acoplamiento del motor y el colector de admisión con el producto que corresponda y al finalizar se regresan todas las piezas a su lugar.

Quizás sea un poco trabajoso, pero es mucho el beneficio que se obtiene y con práctica se llega a hacer con destreza. Si el daño ya es un hecho, podría comprar piezas de segunda mano para que el presupuesto no se vea muy afectado; vía online es posible conseguir empresas que le facilitan la localización del desguace de citroen, Ford, Mitsubishi o cualquiera que sea la marca de su vehículo.

Previous post El lyme, difícil de detectar y muy peligrosa
Next post 4 razones por las que las empresas dicen no a los anuncios de Google
Menú